Accueil - sefarad.org
 
Coya Delevi

El Seder de Madrid (2)

    MENU    

SEFARAD.org
[L'espace de Coya Delevi]
AIDEZ-nous
Page PRECEDENTE

EL SEDER de MADRİD (2)

 

 

            El Seder… Ampesaron la “Agada”... “Este pan de la afrisyon ke komyeron muestros padres en tyerras de Ayifto”..., incheron de muevo los vazos de vino i al momento ke se deve pruntar asigun la  tradisyon (o el Pasuk) “Ma Nishtana?”, en kualo esta noche difera de las otras?, el Sinyor Del Banco disho: “Es imposivle de komemorar la salvasyon del esklavaje ejipsyano, sin eksprimir  muestra dolor aktuala. Estamos ovligados de eskondermos para pueder pratikar muestra relijyon, bivyendo kon el espanto de ser denunsyados...”.

            El Seder kontinuo kon sus ritos. Kantaron los imnos manyifikos del Hallel, glorifikando el Kriador. El vino de Espanya paresiya por un momento azer olvidar sus tristeza. Kantaron kantes popular ke evokan tantos rekuerdos... En supeto sintyeron pasos,  bruidos de armas i terrorizados, vyeron delantre la puerta un papaz, vestido de blanko, kapushon en la kavesa... Todos se esklamaron: “Patron del Mundo!! Mos denunsyaron!...”.  El Inkizidor, delantre la puerta estava mirando sin avlar, myentres  ke Dona Maria i su ija estavan yorando.

            Si” disho el papaz, “Una lavorante vuestra konosyo el lugar sekreto de vuestros ritos i mo lo indiko. Ya savesh lo ke vos va akonteser?”

            Kondenasyon a ser kemados”  respondyo el povereto Don Antonio. El silensyo fue rompido kon los sangrutos de las damas. “ Piadad mi Senyor, no para mi ma, para mi famiya, mi moso i este joven ke bushko abrigo debasho mi techo. Yo so kulpante... Vos aprometo toda mi rikeza.. Lo ke vos demando es de yevarme  a mi solo delantre el tribunal...”.

            Dona Maria protesto, deklaro ke i eya se iva ir kon su marido. De mizmo, el joven, Perez: “Mi Senyor,  si es ke keres un kulpante aki esto yo. No tengo dingunos en la vida i me puedo ir al suplisyo para salvar estas personas ke me abrigaron...”.  Speranza, el vyejo servidor se echaron i eyos a los pyesez del papaz, deklarando estar prontos a dar sus vidas. Enduna, un mirakolo!... La fizyonomiya del Inkizidor troko de ekspresyon, los ojos lagrimozos i kon la boz tremblando de emosyon les disho: “Keridos amigos, ermanos miyos, vos va salvar kon el ayudo de los sielos... Me estan asperando los ajanes del “Santo Ofisyo”. Va ir darles  un raporto en vuestra favor. Amanyana la noche espero vinir kon novelas buenas...”.  Esto dizyendo se alesho. Enkantados, no entendyendo, no kreendo a la shans, se metyeron a asperar kon reselo. Ansi paso la nochada...

            El Inkizidor... A la demanyana, dayinda estavan kon los mizmos sentimyentos. Fue un triste diya de fyesta. Verso la tadrada Don Antonio ordeno los aparejos para la sigunda noche de Seder. Eskuresyo i se asentaron al pranso, asperando el arrivo del Inkizidor. Apenas aviyan empesado la Hagada, sintyeron dos, tres dadas sekretas a la puerta: era el terrivle vijitador. Esta vez no teniya reelmente nada de terrivle kuando tomo la palavra: “Keridos amigos, asigun lo aprometi vos  trushe la novela de vuestra libertad”.  Estos byervos dichos kon una boz kerensyoza, eran komo una bendisyon, una grasya de los Sielos. Naturalmente, todos estavan kontentes i kuryozos tambyen. El Inkizidor les ekspliko:

            Desde el momento ke fui kargado de la enkuesta i afilu sin konoservos ya aviya dechidado de salvarvos. Prezenti al Santo Ofisyo un raporto deklarando ke fuitesh viktimas de una kalomniya.  Adjusti  ke  vide yo una fervente famiya katolika.  Ansi se serro la investigasyon i vine aki esta noche en tal ke amigo...”.

            Don Antonio kijo bezar kon respekto i rekonosensya la mano de este ombre tan estranyo. Ma, el no permetyo este djesto dizyendo ke no keriya rekompensa mas ke  asentarse kon eyos i partisipar a la selebrasyon. “Ya se ke estash kuryozos de konoser mi estorya”  adjusto el ombre estranyo. “Bueno, yo so un marano elevado en elKulto del Judaismo i mi nombre es Diego. Mi bisavuelo, Rabbi Moshe Del Medigo era un grande Talmudisto. Sus ijos se ovligaron a konvertirsen al Kristiyanismo myentres ke en sekreto kedaron  fidel  a  la Fey de sus ansestros. Malorozamente la famiya fue denunsyada kuando mi padre estava en viyaje.  La  ermana  chika fue torturada i atorgo ser djudios. Mi padre, kon el ayudo de altas proteksyones salvo a una kondisyon. Una kondisyon  terrivle. Fue  forsado de asistir al suplisyo de su famiya, sin avlar, sin yorar... A  partir  de akel diya dinguno lo vido sonreir. A  mis 13 anyos, inisyandome al djudaismo, me konto esta estorya...”.

Anyos despues, vino para Diego el momento de eskojer una karyera. Su padre le demando si se  sentiya el koraje de achetar las difikultades i perikolos, teniya  una novle misyon a propozarle: Ser el andjelo protektor de los malorozos korrelijyonaryos. Diego iva kontinuar sus estudyos de manera a entrar en los  Ordres”  (estudyos relijyozos del Kristiyanismo). Su buto, entonses deviya ser, devenir un myembro del Tribunal de la Inkizisyon i tener la okazyon de ayudar los desfortunados Maranos. Salvar mizmo una sola vida, valeriya  la pena de azer el sakrifisyo ke le  estava  damandando su padre kon estos byervos: “Diego, estas pronto para achetar esta sakra misyon??..”.

            I, fue ansi ke Diego, entuzyazmado del rolo ke podriya djugar en la vida de los djudios, se izo papaz. Adelanto en sus estudyos, prefero azerse djuzgador en el Tribunal i tuvo la inkomparavle satisfaksyon de salvar sus ermanos. Despues de sintir esta estorya, selebraron endjuntos la seremoniya, komo todo ijo de Israel. Don Antonio adjusto, ke nunka el aviya sentido una emosyon semejante. Ampeso de muevo el Seder  kon su  ritual, kantes, ets...Gostaron de las vedruras amargas, la “Matsa” i a la fin de la nochada se espartyeron...

            Esta estorya tuvo un final muy orozo. Perez kazo kon Speranza. La famiya reusho a vender todo i se instalaron en Saloniko, ande toparon munchos desendyentes de los Djudios de Espanya, egzilados kon el dekreto de 1492. Diego Del Medigo, akuzado de tolerensya enverso los Maranos, fue embiyado a un monasteryo. Oy en diya, los desendyentes de Perez Morteira, en noches de Pessah, kontan el famozo “Seder de Madrid”.

Coya Delevi


Manadero-
 “Contes et Légendes d’Israel”-A.WEIL.

 

- Copyright © sefarad.org - 1997 - 2016

CONTACT

Retour au site sefarad.org -