Los tres regalos

    MENU    
Sefarad
[Vii avlaremos]
Help us
Retour
Los tres regalos

And`avía de ser de un rey ke tinía una ija regalada muy ermoza. Esta ija tinía tres suvrinos, tres prenses muy ermozos. Los tres prenses se ivan peleando, porké kada uno de eyos la kería tomar por mujer.
I ya izieron kompetisiones de kavayería, i ya le eskrivieron poemas, uno mijor del otro, ma no estavan reushendo a superarsen. I la prensesa no savía kual de los tres deskojer, sikomo eran todos los tres ermozos i namorados de eya.
Un día el rey, kanso de todo esto, los yamó i les disho: "Mirá, la kestión se va rezolver en una sola manera. El ke de vozotros va traer a mi ija el mas ermozo regalo, se va kazar kon eya. Andá i torná kon vuestros regalos, i veremos…"
Los tres mansevos se suvieron a sus kavayos i salieron a kamino.
El primer disho: "Yo me vo ir para la derecha."
El sigundo disho: "Yo me vo ir para la siedra."
El mas djoven disho: "Yo me vo ir en derecho!"
El primer mansevo, después de un largo viaje a kavayo, arivó a una sivdad deskonosida i se topó en un merkado yeno de djente. Ayá avían bankos ke vendían todo modo de kozas.
Un vendedor, ke lo vido vistido bien, lo yamó i le disho: "Ven, ven mira! Yo vendo kozas maraviyozas… Mira este durbín… Kon él tú puedes arivar a mirar kozas ke están muy leshos…"
"No puede ser!" le disho el primer mansevo.
"Prova!" le disho el vendedor, i él miró por el durbín de la parte ke se fue su ermano, i lo vido en un bazar del Oriente, tratando i baratando.
Viendo esto, él merkó pishín el durbín i se disho: "Este es un ermozo regalo para mi amada prensesa."
Entremientres el sigundo ermano se topava en un bazar en Oriente, ande estavan vendiendo tapetes. Ensupitó se le aserkó uno i le disho: "Kualo estás bushkando?"
Le disho él: "Estó bushkando un regalo eksepsional para la ija ke kero tomar por mujer."
"A!" le disho el ombre, "Ya te lo vendo yo! Mira, aki tengo un tapete ke bola. Aséntate enriva i el tapete te va yevar ande keres."
"Es posible?" disho el sigundo mansevo.
"Prova!" le disho el vendedor, i el mansevo se asentó sovre el tapete i boló sovre la sivdad.
"Lo tomo!" disho el sigundo mansevo, i merkó el tapete, pensando: "Ken puede traer un regalo mijor de éste?"
El mansevo mas djoven djiró por muncho tiempo el mundo, vido kozas maraviyozas: flores raras, ropas brodadas de sirma, djoyas presiozas, ma nada no le estava paresiendo dinyo de la ija ke amava. Un día se topó en un merkado yeno de fruta, de la fruta la mas komún a la fruta ke no avía nunka visto.
Ensupitó se le aserkó un vendedor, le amostró una mansana i le disho: "Mira, esta mansana. Es májika. Eya puede sanar kada hazinura. Puede arrebivir uno en un punto de muerte…"
"Es posible?" disho el treser mansevo.
"Sí!" le disho el ombre, "Tómala!"
"Ma komo puedo saver ke es verdá?" le disho el treser mansevo.
"Deves kreyerlo!" le disho el vendedor.
"Bueno, la vo merkar i la vo regalar a la ija ke amo. Dime kuanto kosta."
"Esta mansana no tiene presio" le disho el vendedor, "Te abaste akodrarte ke se dize 'La mansana el mal sana'. Yo te la do sin parás, i tú me vas a bindizir tu vida entera." El treser mansevo lo rengrasió muncho, tomó la mansana i se metió a kamino.
Los tres prenses ke ya tinían kada uno su regalo, se enkontraron en el lugar ke avían fiksado, leshos del palasio del rey, i se amostraron los regalos ke ivan a traer a la prensesa. Kada uno kontó a los otros las segulás de sus regalos.
Disheron: "Si ya tenemos durbín, veremos kualo está aziendo muestra amada presesa."
Eyos ke miran i kualo veyen?
Pishín se suvieron al tapete bolante i en un punto arivaron al palasio, i ayá entraron a la kamareta de la prensesa, ke estava sin konosensia, i el mansevo mas djoven le metió en la boka la mansana ke trusho, rogando ke lo ke le disho el vendedor sea verdá.
I komo por mirákolo la prensesa avrió los ojos, se arrebivió i se sanó.
Agora kada uno de los tres mansevos disho ke la prensesa se salvó por mérito suyo i ke a él le vinía de kazarse kon eya.
Disho el primer: "Si no era yo kon mi durbín, nunka ivamos a saver ke eya estava en punto de muerte, ansí ke es yo ke la vo tomar por mujer."
"No!" disho el sigundo, "Si no era yo kon el tapete bolante, nunka ivamos a arivar en tiempo, i eya se iva murir. Es a mí ke toka de tomarla por mujer."
Vino el tresero i disho: "No! Sin la mansana májika, kualo ivan a vale el durbín i el tapete. Es yo ke la salví kon mi regalo!" I los tres empesaron a pelearsen de muevo. A la fin disheron: "Iremos ande el rey. Es él ke va dechizar."
Fueron ande el rey i el rey disho: "Es verdá ke sin el durbín i el tapete no ivash a azer en tiempo a arivar, ma es verdá también ke sin la mansana májika i la orasión del mansevo, ke no savía si la mansana la iva kurar en verdá, mi ija no iva estar agora entre los bivos. Sikomo es la fey ke la kuró, yo do mi ija a ken le trusho la mansana." I ansí la prensesa se kazó kon el prens mas djoven, ke a la fin se izo rey. I los dos ermanos tomaron a dos ijas muy ermozas i todos los tres fueron orozos.
Eyos tengan bien i mozós también.

Kontado por MATILDA KOEN-SARANO – 2010

(del livro "Kuentos de todos los tiempos" de Matilda Koén-Sarano, Yerushaláyim, en preparasión)

- Copyright © 2001-2009 Moïse Rahmani -
Google
sefarad.org